miércoles, 22 de enero de 2014

ARTÍCULOS. VARIACIONES SOBRE UN HAIKU DE BASHö





VARIACIONES SOBRE UN HAIKU DE BASHO













De cuando en cuando surge entre los aficionados al haiku la cuestión de la medida de los versos, generalmente como protesta a la “obligatoriedad” de mantener la métrica de las diecisiete sílabas en 5-7-5.
 Hoy queremos partir de un haiku de Bashö, cuya escritura en japonés es invariable y en“Roomaji”, un código utilizado en Japón que usa el alfabeto latino, de ahí su nombre: “Roomaji” significa “letras romanas”, que permite una trasliteracion  fácil ,  con una similitud vocálica entre el español y el japonés que nos permite contar las sílabas, aunque a veces las traducciones nos permiten algunas variaciones que a los principiantes , a veces, les producen trastornos de interpretación.

El haiku de Basho
Kono / michi/ ya
Yuku/ hito/ nashi/ ni
Aki/ no/ kure

Con 5/7/5 sílabas , lo traduce Fernando Rodríguez- Izquierdo de la siguiente forma:

Por este camino
ni un solo hombre va;
tarde de otoño.
Y comenta el mismo de la siguiente forma: “Es un haiku representativo del rico significado que “camino” tiene para Bashoo. El camino del haiku es de pocos. El poeta, hombre inspirado, es también solitario(…). Nuestra traducción ha optado por dar a “este camino” un significado adverbial local. Nótese que es también posible una versión que empezara: “Este camino: ni un solo…”
Antonio Cabezas lo traduce de la siguiente manera:.

Por esta senda
no hay nadie que camine:
fines de otoño.

Conservando en la traducción la métrica original, como hace siempre.
Otros dos traductores optan por el inicio sugerido por Rodríguez-Izquierdo: “ Este camino…”  
Alberto  Silva lo traduce:

Este camino:
ya nadie lo recorre:
salvo el ocaso.

Y Vicente Haya lo hace de la siguiente manera:
Este camino
por el que nadie va.
Crepúsculo de otoño.

En todos ellos se da una situación terminal otoño-ocaso, y una clara indicación de la soledad del poeta, en un camino de pocos. La soledad incentivada por el tiempo terminal, bien de las estaciones, bien del día.  Siendo de notar el sentido que da Alberto Silva al  ocaso como caminante único, como sucede en estas tardes largas de otoño en las que el sol poniente alarga sus rayos por la horizontalidad de los caminos.  Vicente Haya al cerrar el haiku con “Crepúsculo de otoño” coincide con Rguez-Izquierdo  y con Cabezas.
Son variaciones interpretativas del traductor que en este caso coinciden , aunque haya variaciones en la métrica traducida, mientras el haiku original en “Roomaji” permanece invariable en su medida.

©F.Basallote

3 comentarios:

  1. No se ni que decir, ya sabes que para mí el haiku tiene un atractivo especial.. Pero no entiendo la traducción de Vicente Haya en el sentido silábico. Supongo que será cuestión de paciencia y estudio.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. El traductor tiene dos alternativas: mantener , si es posible, el formato inicial, original, como hace Cabezas o bien, introducir su versión más ajustada al espiritu del haiku sin tener en cuenta las sílabas. Al unir crepusculo y otoño, acentúa la decadencia y la soledad. Al fin y al cabo la soledad del hombre en un camino por el que, al fin y al cabo, ellas son las que transitan.

    ResponderEliminar